• Archivos

UREA EN SANGRE

AREA

UREA EN SANGRE 

QUIMICO CLINICO WILLIANS SANCHEZ RODRIGUEZ

 PDF

 Urea en Sangre http://d1.scribdassets.com/ScribdViewer.swf?document_id=8740888&access_key=key-284lo237r2wkd0lwwajp&page=1&version=1&viewMode=list

Resumen

SIGNIFICADO CLÍNICO:
HIPERAZOTEMIA (Urea alta)

 
Azotemia:

antes de examinar las situaciones en que los valores séricos del nitrógeno de
urea están aumentados, es necesario estudiar al azotemia, esto es el exceso de
urea o de otros productos nitrogenados en al sangre. Sólo se producen
elevaciones consistentes de la concentración del nitrógeno de urea cuando la
función renal, específicamente el IFG, está disminuido de 40-60 por ciento. El
índice de filtración glomerular puede alterarse no sólo por disfunción renal
sino por también por desviación prerrenal de agua (pérdida de volumen
circulante por una causa cualquiera), la cual conduce a un aumento de retención
de la urea. Por lo general, la azotemia se presenta debido a pérdida de volumen
circulante, catabolismo proteínico excesivo o deterioro de la función renal. La
interpretación del incremento en la urea sanguínea depende del conocimiento de
ambos grupos de factores, renales y extrarrenales, y su importancia relativa.

 

Sólo puede considerarse ciertamente como tal la
que supere los 50 mg, a  no ser que no se
conozcamos para el individuo cifras anteriores más bajas. Hay que tener en
cuenta también, como en otro análisis, comprendidas entre 30 y 50, serán
claramente patológicas. Según el grado, puede hablarse de una retención
incipiente la que llega hasta 80, moderada y 100, grave entre 100 y 150, y gravísima
por encima de 150.

 

Urea alta
neuropática y urológica (uremia renal y posrenal).

La hiperazotemia es el signo humoral más simple
de la insuficiencia renal orgánica y constituye la uremia geninua en clínica.
Pero hay que tener bien clara la idea de que no toda la urea alta significa
uremia ni nefropatía, muchas veces la elevación de la urea obedece a causas
extrarrenales.

 

 

UREMIA
AGUDA

Va acompañada de anuria o oliguria con orina
densa. Aunque rápidamente se alcanzan cifras muy altas o muy altas de urea, el
cuadro es, a veces irreversible.

  • En
    la glomerulonefritis aguda en la que, a diferencia de la crónica, la
    reacción xantroproteica es normal, pues salvo la anuria absoluta no existe
    retención de sustancias aromáticas.
  • En
    la nefropatía anúrica (nefrosis de neurona distal, anuria traumática,
    etc), el en shock, necrosis muscular isquémica, shocks hemolíticos o
    transfusionales.
  • En
    la nefrosis necrotizante por el sublimado y otros tóxicos.

 

UREMIA CRONICA

Con una
cantidad normal de orina o con poliuria compensadora. La orina tiene una
densidad densa. Corresponde a lesiones renales avanzadas  e irreversibles, de ahí la razón pronostica
para separar este grupo del anterior.

  • En la glomérulonefritis
    crónica, aquí la reacción xantoproteica de cifras altas.
  • En la esclerosis renal primaria
    o secundaria.
  • En las nefropatías quirúrgicas
    (hidronefrosis, tuberculosis renal, pielonefritis, riñón poliquístico,
    etc.)
  • En la nefropatía calcéra de la osteítis
    fibrosis quística avanzada, también en el mieloma múltiple se observa a
    menudo insuficiencia renal, en un caso neutro, la retención ureica alcanzó
    360 mg.

 

Urea
alta extrarrenal o prerrenal

Es decir,
sin nefropatía demostrable, aunque puede existir, por lo menos en algunos
casos, una insuficiencia renal funcional. Es un trastorno irreversible en al
eliminación renal y no da lugar ala uremia propiamente dicha. Se presenta siempre
en forma aguda o subaguda, alcanzándose rápidamente a veces cifras muy altas,
superiores a la azotemia neuropática. Suele acompañarse de oliguria, con orina
de densidad normal o concentrada y de color oscuro.

 

La  urea en orina se encuentra en proporción
normal, mientras que decrece la concentración de sodio (<15 mEq/l). Estos
hallazgos permiten diferenciar la uremia prerrenal de la debida insuficiencia
renal.

Existen dos
grandes mecanismos, a menudo coincidentes en un mismo enfermo, de uremia
prerrenal, por déficit de oferta de sangre al riñón y por hiperproducción. La
creatinina plasmática es alta en la uremia prerrenal circulatoria y normal en la debido a hiperproducción (sangre retenida en intestino, infartos o neumonías
masivas, etc)

 

En la insuficiencia circulatoria: se trata de unja retención
prerrenal por déficit de oferta  hemática
al riñón.

En la insuficiencia cardiaca congestiva. Como uno más de los signos de
estasis visceral. Se alcanzan valores de 60,80 y hasta 100 mg de urea.

  • En
    la insuficiencia periférica, en al hipotensión del shock, colapso tóxico o
    infecciosos, etc.
  • En la deshidratación
    natropénica

    (uremia por falta de sal) por vómitos, diarreas, lavados gástricos, íleo,
    sudoración profusa, quemaduras extensas, etc. Responde rápidamente a la
    recloruración del enfermo. Recuérdese que en los pacientes renales pueden
    complicar su uremia y aumentar exageradamente la retención ureica por este
    factor extrarrenal debido a los vómitos.
  • En las infecciones, aunque no existen las circunstancias
    anteriores, por el hecho de la proteólisis mística aumentada. Suele
    tratarse de cifras moderadas, inferiores a los 100 mg. Esto se ve
    especialmente en la neumonia, en ciertas sepsis, a veces en la difteria o
    escarlatinas graves, en el tifus exantemático, etc.
  • En las hemorragias digestivas con retención y desintegración
    el intestino de grandes cantidades de sangre.
  • En los cuadros neurológicos
    agudos:
    en los
    ictus por hemorragia cerebral, en al intoxicación por óxido  de carbono, en traumatismos cerebrales,
    etc.
  • En el coma diabético: a veces  se trata de una verdadera uremia
    neuropática por glomerulosclerosis diabética, pero generalmente se debe a
    una insuficiencia renal funcional con pérdida de la función de ahorro de
    base y natropenia subsiguiente. Interesa conocer este hecho para no
    diagnosticar el coma urémico por el simple hallazgo de una urea alta y
    para tratarlo con suero salino, además hacerlo con la insulina.

 

Tiroxicosis,
debido al catabolismo proteínico excesivo, el cual permite aumentar el nitrógeno
de urea en diabetes sacarina no controlada, hiperfunción suprarrenocortical y
algunas enfermedades neoplásicas.

Rechazo de
trasplante de un riñón, debido ala reducción de la filtración urinaria.

Los atletas
después de una actividad extraordinaria, debido a la degradación muscular
excesiva.

Obstrucción
intestinal, debido a una pérdida de volumen circulante por el tercer espacio,
para líquidos en el intestino.

 

 

UREA DISMINUIDA

 

La disminución de urea tiene escaso
significado clínico, ya que no es una sustancia necesaria para el
funcionamiento del organismo. Los valores bajos se encuentran con menos
frecuencia que los elevados. Se ha sugerido que una concentración disminuida de
nitrógeno de urea puede ser signo de un pronóstico favorable, debido a que
indica una función renal normal con excreción adecuada.

 

  1. Cualquier trastorno con aumento
    de la secreción de hormonas andrógenas o del crecimiento, tal vez debido
    al efecto anabólico de estas hormonas.
  2. Embarazo normal, relacionado con:
  • Aumento de la circulación renal
    plasmática y del IFG, secundario a la expansión del volumen plasmático.
  • El estado anabólico del cuerpo.

3. Insuficiencia hepática grave, en particular la que acompaña ala
obstrucción de la circulación en al vena porta, debido a la incompetencia del
hígado para convertir el amoniaco en urea. Cabe esperar un incremento
concomicante en al concentración sanguínea de amoniaco.

Cambios rápidos en la hidratación como:

Rehidratación rápida cuando se han agregado compuestos
no nitrogenados ala solución intravenosa.

El paciente que ha estado sobrehidratado y después sometido a una diuresis
rápida. La disminución del nitrógeno d e urea que se relaciona con cambios
rápidos en al hidratación, es en si misma temporal y por lo común sólo tiene
interés académico.

 

Es un hallazgo raro que puede ocurrir en:

  • Ingesta elevada de bebidas o
    administración endovenosa abundante de líquidos.
  • Durante El embarazo, por
    aumento de filtrado glomerular.
  • En hepatopatias graves,
    fulminantes, com insufciencia de sínteses de urea.

 

también en:

  • Acromegalia.
  • Uso de esteroides anabólicos.
  • Enfermedad celíaca.

 

 
INTERFERENCIAS:

 

  • Se puede reducir el nivel del
    BUN si se combina con una dieta con pocas proteínas y abundantes
    carbohidratos.
  • El BUN normalmente es bajo en
    niños y mujeres debido a que en su masa muscular es menor que la del varón
    adulto.
  • Al final del embarazo y durante
    al lactancia el BUN se eleva ya que aumentan el uso de proteínas.
  • Los ancianos pueden padecer BUN
    elevado cuando su riñón no concentra al orina de manera adecuada.
  • Al principio del embarazo el BUN
    puede disminuir también por hidremia fisiológica.

 
Muchos
medicamentos elevan o reducen el nivel de urea como:

 ·       
Aumentado:
Allopurinol, aminoácidos, anfotericina B, captotril, carbamacepina, cimetidina,
aspirina, cisplatino, ciclosporina, furosemida, gentamicina, neomicina,
tetraciclina, hidroclorotiazida, interleukina 2, pentamidina, tertratolol,
ketoprofeno.

·       
Disminuido:
Hormona de crecimiento, prednisona, ácido ascórbico, heparina, amikacina,
iodoacetato, parametasona, fenotiazinas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: