• Archivos

QUIMICA CLINICA ESPECIAL LIQUIDO AMNIOTICO PARTE I

Líquido Amniótico.

El
feto flota en el líquido amniótico y durante el embarazo dicho líquido
amniótico aumenta en volumen a medida que el feto crece. Este volumen
alcanza su punto máximo aproximadamente en la semana 34 de gestación,
cuando llega a un promedio de 800 ml. Aproximadamente 600 ml de líquido
amniótico rodean al bebé a término (a la semana 40 de la gestación
).
El bebé hace circular constantemente este líquido al tragarlo e
inhalarlo y reemplazarlo a través de la "exhalación" y la micción.

El líquido amniótico cumple numerosas funciones para el feto, a saber:

  • Protege al feto de las lesiones externas al amortiguar golpes o movimientos súbitos.
  • Permite el movimiento libre del feto y el desarrollo musculoesquelético simétrico.
  • Mantiene
    al feto a una temperatura relativamente constante para el medio
    ambiente que lo rodea, protegiéndolo así de la pérdida de calor.
  • Permite el desarrollo apropiado de los pulmones.

La condición en la que se presenta una cantidad excesiva de líquido amniótico se denomina polihidramnios,
que con frecuencia acompaña a los embarazos múltiples (mellizos o
trillizos), anomalías congénitas o a la diabetes gestacional.

La
condición en la que hay una disminución de cantidad de líquido
amniótico se denomina oligohidramnios y puede acompañar a embarazos
postérmino, ruptura de membranas, disfunción placentaria o anomalías
fetales.

Las cantidades anormales de líquido amniótico pueden motivar un control adicional del embarazo.

La extracción de una muestra de líquido amniótico se denomina amniocentesis y puede proporcionar información con respecto al sexo, estado de salud y madurez del feto.

Tiempo insumido al paciente: 45 a 60 minutos.

Finalidad del analisis del líquido amniotico: Descubrir
anormalidades fetales, particularmente las características cromosómicas
y anormalidades y desórdenes en el desarrollo del sistema nervioso
fetal.

  • Descubrir la enfermedad hemolítica del recién nacido.
  • Determinar
    la madurez del feto, sobre todo de los pulmones. Identificar el sexo
    del feto, cuando uno o ambos padres son portadores de un desorden unido
    al sexo como la hemofilia.
  • Diagnosticar
    los desórdenes metabólicos como la mucopolisacaridosis. Evaluar la
    salud fetal descubriendo presencia de materia fecal o sangre o midiendo
    niveles hormonales del estriol o tiroides fetales.

El
procedimiento es frecuentemente recomendado para las mujeres de más de
35 años de edad y en aquellas mujeres que han tenido abortos o cuando
hay una historia familiar con defectos genéticos. Además puede
utilizarse para manejar un embarazo con ciertos problemas.

Sólo
10% de las malformaciones son descubiertas por la amniocentesis. Muchos
trastornos como las malformaciones congénitas del corazón, el paladar
hendido y el retraso mental no pueden diagnosticarse con la prueba.

El
estudio  del líquido anmiótico (agua de la fuente) comienza mediante
la extracción de una pequeña cantidad del mismo de la cavidad uterina,
procedimiento conocido con el nombre de anmiocentésis. 
Esto se lo realiza por lo general en el mismo consultorio médico o en
la clínica u hospital, usualmente cuando la paciente cursa la semana 16 del
embarazo, contando desde el primer día de la última regla.

Antes
de realizar  el procedimiento,
debe realizarse una ecografía con el fin de identificar la localización del
feto, placenta y donde se encuentra la mayor cantidad de líquido amniótico.
Una vez localizados e identificados se inserta una aguja muy fina a través de
la piel del abdomen hasta el útero, extrayendo aproximadamente una onza de líquido
amniótico.  Este líquido
contiene células que se han desprendido del feto y que pueden ser analizadas
para evidenciar algunas enfermedades genéticas. 
Por lo común el procedimiento no es doloroso.

 

Los
exámenes que se pueden realizar con este líquido son: 
detectar anormalidades en los cromosomas. Un cromosoma que falte, sobre
o se encuentre cambiado de posición causará muchos cambios en el feto y
estos casi siempre llevan a serios defectos físicos de nacimiento, retraso
mental o ambos.  La más común es
el síndrome de Down, el cual es causado por un cromosoma adicional

 

El
estudio también está indicado si en la familia existe un riesgo conocido de
enfermedad genética o hereditaria  y
que pueden ser analizadas antes del nacimiento.

 

Las
malformaciones de la columna vertebral  (espina
bífida) pueden ser detectadas con el estudio del líquido amniótico.

Cada
embarazo tiene un riesgo por muy  pequeño
que sea de tener defectos al nacimiento, por ejemplo: 
labio leporino; hernia; retraso mental 
y defectos en el corazón.  

La
edad materna avanzada es una buena razón para realizar este examen, puesto
que entre los 15 y 29 años la frecuencia de anormalidad es de 1 en 700
nacimientos aproximadamente y a los 49 años de edad es de 1 por cada 8
nacimientos.

Como
todo procedimiento invasivo tiene sus riesgos que son: 
aborto, que no es común siendo el riesgo más serio del procedimiento;
sangrado, cólico, pérdida de líquido amniótico por vagina; infección la
cual es muy poco frecuente; la lesión al feto con la aguja es prácticamente
nula; etc.
 

 
Existe
un período de espera por los resultados que es de aproximadamente dos
semanas, lo cual puede causar mucha ansiedad en los padres, pero es lo normal
en cuanto a demora en la realización del examen. 
Por lo tanto  y para evitar sorpresas, es fundamental un buen control
prenatal en todos los embarazos de la mujer y cumplir al pie de la letra las
indicaciones del médico.

Preparación
previa: 12 horas de ayuno. Se exige consentimiento escrito de la
paciente, a la que se le informa acerca de los riegos.

Riesgos: aborto espontáneo, lesión del feto o de la placenta.

Descripción
de la prueba: la prueba se efectúa en una clínica o en un consultorio
médico, después de la semana 16 del embarazo. Una aguja estéril se
inserta a través de la piel, músculo y útero en la cavidad amniótica.
Se dirige hacia la parte posterior del cuello del feto. La posición del
feto es determinada por ultrasonografía. Se aspira alrededor de 10 cm3
de líquido amniótico con una jeringa.

Se
controla a posteriori la frecuencia respiratoria, la presión arterial y
el pulso de la paciente, así como la cantidad de latidos del feto cada
15 minutos durante 1 hora.

La
paciente debe controlar posteriormente si siente dolor abdominal o
contracciones abdominales, calambres, escalofríos, control de la
temperatura, sangrado vaginal. Controlar también si existe, luego de la
prueba, hiperactividad fetal o extremada quietud del feto debiendo
comunicar de inmediato cualquier dato al médico.

Resultados:
pueden estar disponibles varios días o semanas después de la prueba.
Los valores son determinados por análisis químico del líquido extraído.

Valores normales:

El líquido debe ser claro con cromosomas normales y no debe contener bilirubina, meconio, bacterias o acetilcolinesterasa.

 Más de 2 mg/100ml de creatinina. Debe haber presencia de fosfatidilglicerol.

Glucosa menos de 45 mg/100ml.

Anormalidades del Líquido Amniótico

El
líquido amniótico que rodea el cuerpo del feto cumple un papel
fundamental en su desarrollo normal. Este líquido transparente
resguarda y protege al bebé. Hacia el segundo trimestre de gestación,
el bebé es capaz de inhalar el líquido y de tragarlo, lo que promueve
el desarrollo y el crecimiento normales de sus pulmones y su sistema
gastrointestinal. El líquido amniótico también permite al bebé moverse,
lo que contribuye al desarrollo normal de sus músculos y sus huesos.

El saco amniótico que contiene al bebé comienza a formarse
aproximadamente 12 días después de la concepción. El líquido amniótico
comienza a llenar el saco de forma inmediata. Durante las primeras
semanas del embarazo, el líquido amniótico está compuesto
principalmente de agua suministrada por la madre. Después de unas 20
semanas, el líquido se compone principalmente de orina fetal. El
líquido amniótico también contiene nutrientes, hormonas y anticuerpos
que combaten ciertas enfermedades.1  

La cantidad de líquido amniótico aumenta hasta las semanas 28 a 32
del embarazo, cuando es de aproximadamente un cuarto de galón. Luego,
el nivel de líquido generalmente permanece estable hasta que el bebé
alcanza su desarrollo completo (semanas 37 a 40), momento en que
empieza a disminuir.

Sin embargo, en algunos embarazos la cantidad de líquido amniótico
puede ser insuficiente o excesiva. A estas condiciones se las conoce
como oligohidramnios  y polihidramnios, respectivamente. Ambas
condiciones pueden causar problemas a la madre y al bebé, o bien ser un
síntoma de otros problemas. Sin embargo, en la mayoría de los casos, el
bebé nace sano.

¿Cómo se diagnostican el oligohidramnios y el polihidramnios?
Mediante
un examen por ultrasonido se puede determinar la cantidad de líquido
amniótico. Este procedimiento consiste en medir la profundidad del
líquido en cuatro cuadrantes del útero y sumar los resultados
obtenidos. A este método para medir la cantidad de líquido amniótico se
lo conoce como índice de líquido amniótico (ILA). Si el líquido
amniótico tiene una profundidad de menos de 5 centímetros es probable
que la mujer embarazada tenga oligohidramnios. Si el líquido amniótico
tiene una profundidad superior a 24 centímetros, tiene polihidramnios.2

¿Con qué frecuencia se produce el oligohidramnios?
Aproximadamente el cuatro por ciento de las mujeres embarazadas tiene oligohidramnios.3
Se puede presentar en cualquier momento durante el embarazo, aunque es
más común durante el último trimestre. Aproximadamente el 12 por ciento
de las mujeres cuyo embarazo se prolonga unas dos semanas después de la
fecha probable de parto (42 semanas de gestación) presenta
oligohidramnios, dado que el nivel de líquido amniótico tiende a
disminuir al llegar a ese momento de la gestación.1,2

¿El oligohidramnios supone riesgos para la madre o el bebé?
Los
problemas relacionados con el oligohidramnios difieren según la etapa
en que se encuentre el embarazo. Cuando el oligohidramnios se produce
durante la primera mitad del embarazo, es más probable que se presenten
consecuencias graves que si se produce durante el último trimestre.
Estas consecuencias pueden ser, entre otras:2

  • Defectos congénitos — La insuficiencia de líquido amniótico al
    principio del embarazo puede hacer que los órganos del feto se
    compriman, lo que puede provocar malformaciones en los pulmones y en
    las extremidades.
  • Aborto espontáneo
  • Nacimiento prematuro
  • Nacimiento sin vida

Si el oligohidramnios se produce durante la segunda mitad del
embarazo, puede provocar deficiencias en el crecimiento fetal. Cerca
del momento del parto, el oligohidramnios puede aumentar el riesgo de
complicaciones durante el trabajo de parto y el alumbramiento como, por
ejemplo, la compresión del cordón umbilical, que puede privar al feto
de recibir oxígeno y provocar su nacimiento sin vida. Las mujeres que
padecen de oligohidramnios tienen más probabilidades de requerir una
cesárea que las mujeres no afectadas.

¿Cuáles son las causas de la insuficiencia de líquido amniótico?
Muchas
mujeres embarazadas que padecen de oligohidramnios no presentan ninguna
causa identificable. Entre las causas conocidas pueden mencionarse:

  • Rotura prematura de las membranas (bolsa de aguas que rodea al feto)
  • Defectos congénitos, especialmente en los riñones y el tracto
    urinario. Los bebés con estos defectos congénitos producen menos orina,
    que es lo que constituye la mayor parte del líquido amniótico.
  • Embarazo pasado de término (un embarazo que se prolonga dos o más
    semanas después de la fecha de parto estimada). Los niveles de líquido
    amniótico suelen bajar cuando el bebé llega al término de su gestación.
  • Algunos problemas de salud de la madre, como diabetes mellitus
    pregestacional, presión sanguínea alta y lupus eritematoso sistémico
    (LES).
  • Ciertos medicamentos. Un grupo de medicamentos utilizados para
    tratar la presión sanguínea alta, denominados inhibidores de enzimas
    convertidoras de angiotensina (por ejemplo, captopril), puede dañar los
    riñones del feto y provocar casos de oligohidramnios severos seguidos
    de muerte fetal. Las mujeres que tienen presión sanguínea alta crónica
    deben consultar al médico antes de quedar embarazadas a fin de
    asegurarse de que su presión sanguínea esté controlada y de que
    cualquier medicamento que tomen no les provocará problemas durante el
    embarazo.

Factores que pueden alterar los resultados:

  • Mononucleosis infecciosa de la madre
  • Cirrosis
  • Cáncer
  • Teratoma
  • Tumor de mama
  • Carcinoma gástrico
  • Carcinoma pancreático
  • Tirosinemia hereditaria de la madre
  • Sangre fetal en el líquido extraído
  • Materia fecal del feto en el líquido
  • Falta de ayuno previo de 12 horas
En líquido amniótico
ANALÍTICA CRITERIOS
Alfa-fetoproteína Embarazo
=======
15 semanas :
15.000-33.500 Ul/ml
17 semanas :
9.000-25.000 Ul/ml
19 semanas :
5.350-19.000 Ul/ml
21 semanas :
3.000-10.000 Ul/ml
24 semanas :
2.500-9.000 Ul/ml
28 semanas :
1.500-7.500 Ul/ml
32 semanas :
500-2.000 Ul/ml

** VER MARCADORES TUMORALES Y EMBARAZO

Nivel alto:
Hasta
los 4 ó 5 años de edad. Embarazo. Problemas fetales neurológicos
(aumenta más que en el embarazo). Tumores hepáticos y digestivos.

 
Células naranja Embarazo
=======
32-34 semanas : 2%
34-36 semanas : 10%
38-40 semanas : 50%
 
 
Cociente lecitina/esfingomielina Madurez fetal : Mayor de 2  
 
Creatinina Madurez Fetal :
Más de 2,0 mg/dl
 
 
Lecitina Madurez Fetal Probable :
Más de 5,1 mg/dl

Madurez Fetal Improbable : Menos de 4,7 mg/dl

 
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: